Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

martes, 14 de agosto de 2012

Científicos Argentinos desarrollan un adhesivo biodegradable y no tóxico a base de harina de mandioca y glicerina

El Instituto de Tecnología Industrial (INTI) desarrolló un adhesivo biodegradable y no tóxico producido a base de harina de mandioca y glicerina, como subproducto de la producción de biodiésel, de uso exclusivo para pegar papel sobre vidrio.

“Buscamos utilizar un producto disponible en abundancia y dar valor agregado a una producción agropecuaria (mandioca) que hoy se destina sólo a la alimentación, diversificando su aplicación”, explicó a Télam el Coordinador del Grupo de trabajo en adhesivos, Omar Ferré.
El técnico indicó que de la fabricación de biodiésel se produce un subproducto que es la glicerina, y que habitualmente es usado en la industria cosmética y farmacéutica.
Las cantidades generadas de ese subproducto son demasiado grandes como para abastecer únicamente a ese segmento, por lo que desde el INTI se trabajó para encontrarle nuevos usos como también darle un mayor valor agregado a la harina de mandioca.
Ferré explicó que “sobre la base de la glicerina y la harina de mandioca, que es muy rica en almidón, se preparó una fórmula que permitió desarrollar este nuevo adhesivo, cuyo uso es exclusivo para pegar papel en vidrios”.
Señaló que todas las pruebas de ensayo que se hicieron fueron satisfactorias, “por ejemplo -dijo- resistió el test de balde, que consiste en colocar en un balde con agua helada las botellas etiquetadas, y luego de una hora la etiqueta no debe salirse ni correrse”.
Sin embargo, la etiqueta se remueve fácilmente, colocando simplemente la botella unos minutos en un recipiente con agua natural, lo que simplifica la reutilización de las botellas.
Este tipo de pruebas no las pasan aquellos adhesivos que necesitan ser removidos con agentes químicos y mayores tiempos de trabajos manuales.
Además, su costo es significativamente menor que el de cualquier otro adhesivo de base sintética utilizado para estos fines.
Sí bien aún no están los costos definitivos del producto, Ferré aseguró que “por el valor de las materias primas, podemos adelantar que es comparable con otros que utilizan cafeína en su composición, y sensiblemente menor que el de otros que usen sintéticos derivados del petróleo”.
Al respecto, dijo que “es objetivo de INTI reemplazar subproductos del petróleo, por otros originados de materias renovables”.
En cuanto a la mandioca, señaló que en los lugares donde se la cultiva, como las provincias de Formosa, Chaco, Misiones, Salta y Jujuy, este desarrollo puede representar la posibilidad de que nuevos emprendedores puedan comenzar a producirlo.
La elaboración de este adhesivo “es muy sencilla, sólo necesita de un equipo mezclador común de paletas; la idea es fabricarlo cerca de una empresa etiquetadora para cerrar todo el proceso de la cadena productiva”, dijo.
Actualmente hay un grupo importante de pequeños productores de biodiesel que no saben qué destino darle a la gran cantidad de glicerina que obtienen como subproducto.
“Uno de los objetivos de este desarrollo es juntar a los potenciales interesados en fabricar el nuevo adhesivo con esos pequeños productores, para que le provean la glicerina y así completar la cadena productiva”, dijo Ferre.
Por su parte, “el INTI pone a disposición de todos aquellos emprendedores residentes, principalmente en las regiones del NOA y NEA del país, y también desea exportar el paquete tecnológico a países que sean productores de mandioca”.
Fuente: Telam

No hay comentarios:

Publicar un comentario