Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

martes, 14 de agosto de 2012

Stiglitz destacó que "Argentina demostró que es posible responder a la crisis"

                       
El Premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz subrayó que Argentina adoptó un camino correcto al reestructurar la deuda en 2005, demostrando que es posible un camino de crecimiento frente a la receta del ajuste permanente.
"Argentina demostró que no fue fácil pero que es posible responder a la crisis (con una reestructuración de la deuda), haciendo posible seguir adelante", dijo Stiglitz hoy en una conferencia que brindó en el Museo del Bicentenario.
"La economía ha podido seguir adelante y Argentina ha tenido un alto crecimiento durante muchos años, lo cual demuestra que el análisis es correcto", enfatizó el Nobel.
De esta forma, ponderó la reestructuración de la deuda y la salida del tipo de cambio de la convertibilidad, como solución para salir del la crisis, como lecciones para los países europeos.
El Nobel de Economía criticó duramente el camino seguido hoy en Europa y ayer en América latina, donde los gobiernos impulsan e impulsaron recetas de austeridad diseñadas por los bancos.
Al Banco Central Europeo (BCE), dijo Stiglitz, le preocupaban más durante la crisis de Grecia los problemas de los banqueros y esto ocurre "a menudo con los bancos centrales que son captados por los banqueros que son regulados y supervisados y, a veces, por los bancos más especuladores".
"Los banqueros han usado, en Estados Unidos en 2008 y actualmente en Europa, tácticas de miedo, diciendo que si los gobiernos no hacen lo que ellos quieren se acaba el mundo".
"El Banco Central Europeo no siempre actuó para los intereses de los países, sino para los intereses de los bancos más especuladores, se lamentó, en referencia a cómo se fue armando la reestructuración de deuda griega.
Stiglitz remarcó que "en esta crisis de deuda el acreedor tiene tanta responsabilidad o que el que toma prestado, o tal vez el acreedor es más responsable aún".
Para el economista, "el acreedor es más sofisticado, y empuja y trata de incentivar a que se endeuda más y además se les pagan altos intereses", justificó.
El Nobel que dio una clase en el Museo del Bicentenario junto a la presidenta Cristina Fernández, invitado por la Facultad de Ciencias económicas, recordó que a raíz de la experiencia argentina del 2001 "se habló del default y del desendeudamiento soberano, pero no se avanzó".
"Lamentablemente no hay una ley de quiebra para los gobiernos. El ex presidente George Bush vetó esa idea, que finalmente no prosperó".
El argumento que prevaleció del Consenso de Washington fue "asegurar que el default sea tan doloroso para que no vuelva a repetirse".
Si bien no lo dijo expresamente, la Argentina fue tras el default duramente castigada por los mercados, y el FMI muchas veces actuó en favor de los acreedores, ante la propuesta de reestructuración de deuda argentina.
Stiglitz vio cierta similitud de la Argentina del 2001 con las economías europeas como Grecia e Italia, "que están atadas a un tipo de cambio rígido, combinado con endeudamiento alto, en una moneda que los países no controlan, que es el euro".
En Europa, el euro "fue un proyecto político pero las economías no estaban en zona óptima, tenían diferencia para competir, y la solución que adoptaron fue el ajuste, y resignaron política monetaria del tipo de cambio y tasa de interés", explicó.
"Pero cuando apareció la crisis de deuda en Grecia en el 2010 fue en parte porque no estudiaron lo que pasó en la Argentina (del 2001)", y el resultado fue que se empeoró la cosa.
En Europa hubo "un desmanejo de la crisis como respuesta; hubo demasiados países que adoptaron políticas de austeridad".
"Por ejemplo, España e Irlanda tenían superávits cuando empezó la crisis, fue la crisis la que causó déficit y no al revés", consideró, al criticar que los países europeos confundieron la causalidad.
"No existe economía que se recupere con austeridad, lo que hace la austeridad es empeorar las cosas", ya que generó una falta de demanda agregada que bajó el gasto, bajó la demanda de consumo, y creció el desempleo".
Stiglitz explicó la forma en que Estados Unidos se sacó de encima la crisis de su propios bancos en los '80. Con maquillaje contable, pusieron valores "market hope" en vez de "valores de mercado" en sus balances, dijo.
Asimismo, los bancos "desplazaron el problema hacia América Latina, donde el FMI actuó como un cartel de acreedores, y exigió reestructuración a los países endeudados".
Stiglitz habló en el Museo ubicado en la Casa Rosada, poco antes de que hiciera uso de la palabra la presidenta Cristina Fernández.
Lo escucharon el vicepresidente Amado Boudou, el jefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, el ministro de Economía, Hernán Lorenzino, el decano de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA, Alberto Barbieri, entre otros.
En la tribuna se encontraba la titular del Banco Central, Mercedes Marcó del Pont; el embajador de la Argentina en Estados Unidos, Jorge Argüello, el director del Banco Central, Sergio Chodos; el secretario de Finanzas, Adrián Cosentino; el secretario de Hacienda, Juan Carlos Pezoa; el director técnico del Indec, Norberto Itzcovich; y el titular del Banco Credicoop, Carlos Heller.

fuente: telam

No hay comentarios:

Publicar un comentario