Argentina (380) Brasil (108) Venezuela (42) colombia (41) peru (37) Uruguay (36) chile (35) rusia (30) Malvinas (25) china (16) BOLIVIA (14) Ecuador (13) Paraguay (12) antartida (9) mexico (7) inglaterra (6) EEUU (5) italia (5) Francia (4) El Salvador (3) Sudafrica (3) Israel (2) iran (2) Arabia Saudita (1) Argelia (1) Corea del sur (1) Egipto (1) Emiratos Árabes Unidos (1) Líbano (1) Túnez (1) corea del norte (1) honduras (1)

martes, 9 de abril de 2013

Ingenieros Argentinos crean una alarma especial para hipoacúsicos

La alarma personal vibrante, es un dispositivo electrónico desarrollado en San Luis, usado como tecnología de apoyo, pensado para alertar a la persona hipoacúsica de eventos o alarmas que normalmente no podría advertir al no poder oírlos, facilitando de esta manera su autonomía personal

Se trata de un dispositivo portátil adosado al cinturón de la persona, el cual vibra al detectar eventos o alarmas en la casa. Estos pueden ser activados por cualquier tipo de sensores por ejemplo, de movimiento, de sonido o interruptores de cualquier tipo.
De esta manera, en su primera versión un display numérico indica mediante un guarismo el evento asociado a éste, luego en una otra versión posterior, un display alfanumérico escribe el mensaje explicito con el nombre del evento.
Para el certamen Innovar se logró presentar una maqueta con un sensor de movimiento, uno de sonido y un interruptor que se coloca en la puerta de entrada a la casa haciendo las veces de pulsador de timbre.
Aún no se desarrollan ni comercializan dispositivos de este tipo. La persona hipoacúsica en la Argentina actualmente se vale de luces que se encienden y apagan cuando alguien toca el timbre de la puerta o cuando suena el teléfono, luego no pueden darse cuenta de otros indicadores como movimientos en alguna parte de la casa o algún tipo de sonido que se emita, como por ejemplo el llanto de un niño.
Además, este dispositivo es muy versátil ya que se pueden utilizar diferentes tipos de sensores y tanto los números o los mensajes indicadores están acorde a los tipos de sensores utilizados.

Ing. Ariel Comán, Ing. Federico Romero y Guillermo Becerra son quienes llegaron a este logro.
“Somos dos ingenieros y yo tesista de ingeniería, los que estamos trabajando en desarrollos de este tipo mediante un emprendimiento en la provincia San Luis. Debido a la amistad con personas con capacidades diferentes y habiéndonos interiorizados en la problemática es que a través de un programa gubernamental de ayuda a estas personas nos ponemos en contacto con la jefa del programa y ella nos contó sobre la problemática de las personas sordas, mencionó como se los podría ayudar y así se nos ocurrió la idea de la alarma portátil”, comentó Becerra en diálogo con EL OTRO MATE.
Con la problemática planteada se hicieron pruebas utilizando timbres inalámbricos comunes para luego encarar un diseño propio a medida con enlaces de radio frecuencia, cápsulas vibradoras, sensores de movimiento y sonido. Así se llegó a este dispositivo electrónico, que representa es una solución útil y versátil para facilitar la autonomía personal de la persona hipoacúsica en la casa, tanto personas con sordera innata, por enfermedad o adquirida por el propio paso de la edad.
Con este dispositivo además de permitirle a la persona hipoacúsica estar al tanto de lo que sucede en su hogar, con un transmisor portátil se le puede llamar la atención desde cualquier ubicación en todo el perímetro de una casa tipo.
Hay diferentes niveles de hipoacusia, que en la Mutual Argentina de Hipoacúsicos se encuentran definidos como “leve” (umbrales entre los 20 y 40 dB), cuando la persona que la padece puede mantener una conversación frente a frente con una persona o un grupo pequeño en un ambiente tranquilo aunque presenta dificultades para escuchar en reuniones, en ambientes ruidosos y a distancia. “Moderada” (umbrales entre 40 y 70 dB), existen dificultades de audición frente a frente aunque el ambiente sea tranquilo. “Severa” (umbrales entre 70 y 90 dB), es cuando no percibe la voz, salvo que ésta sea fuerte. En la “Profunda” (umbrales que superan los 90 dB), no se percibe la voz aunque esta sea fuerte. La “Anacusia o Cofosis” es la pérdida total de la audición.
Según la última encuesta de la misma entidad, En Buenos Aires, Patagonia, Centro y Cuyo la cantidad promedio de alumnos que usa un audífono en buenas condiciones varía entre el 30% y el 35%. En Noroeste y Noreste varía entre el 13% y el 14% de los alumnos. El 45,29% de la población estudiada no lo utiliza por falta de recursos para la compra; el 34,13% por falta de recursos para el mantenimiento; el 6,48% por razones estéticas; el 3,72% por incomodidad; y el 10,92% por otras razones.
En etapa final de diseño, son dos prototipos que funcionan en su totalidad, de los cuales el primero piensa sacarse a la venta a la brevedad en su versión de receptor y transmisor portátil utilizado para colocarlo en la puerta de entrada a modo de timbre inalámbrico. Se fabrican en la provincia de San Luis y los desarrolladores están haciendo los contactos necesarios para hacerlos que sean accesibles para asociaciones, obras sociales y particulares.
“Para el futuro se espera lograr un diseño más compacto con otras prestaciones útiles. Además trabajamos en otros desarrollos afines a la problemática en personas hipoacúsicas y no videntes que esperamos salgan a la luz”, augura Becerra.

Maqueta presentada en INNOVAR
Foto: Guillermo Becerra
Fuente: EL OTRO MATE

No hay comentarios:

Publicar un comentario